Cómo evitar la sequedad de la piel

Cómo evitar la sequedad de la piel

A nadie le gusta tener la piel reseca. Se vuelve áspera y dura, y puede causar efectos desagradables como fisuras en diferentes partes del cuerpo, labios agrietados, arrugas en las manos e irritación nasal. Además de no se agradable a la vista, es más propensa a agrietarse y avejentarse con rapidez.

Algunas de las causas son los cambios bruscos de temperatura, una excesiva calefacción, el viento y, sobre todo, la falta de líquido. Es por ello que debes mantener humectada tu piel, para que permanezca sana y flexible. Con todo, la piel reseca es un problema que puede evitarse y combatirse con ciertos remedios caseros muy fáciles de aplicar.

 

Remedios caseros para la piel reseca

Primero, debes tener en cuenta que la piel necesita agua para no resecarse. Un adulto promedio debe tomar al menos 2 litros diarios para que las células estén sanas y la piel se mantenga húmeda.

Por otro lado, evita bañarte con agua muy caliente, ya que retira los aceites naturales del cuerpo y, por tanto, contribuye a resecar la piel. También debes mantener a raya los jabones con cargados de químicos. Trata de usar solo jabones naturales.

Si ya tienes la piel reseca, debes aplicar alguna crema o producto exfoliante para eliminar las escamas, impurezas y la piel muerta. Las cremas de rosa mosqueta son ideales para que los labios permanezcan hidratados. Para mantener las manos suaves, puedes usar cremas ricas en vitamina E. Por otro lado, es importante que uses lociones después del baño, logrando así una mayor absorción.

Prueba usar cáscaras de aguacate: restriégatelas por toda la piel, déjalas durante unos minutos antes del baño, y luego retíralas con agua tibia. Otro buen remedio es mezclar glicerina y limón, con el objetivo de humectar la piel reseca.

Estos son solo algunos remedios para evitar la piel reseca, pero hay muchos más. Investiga y elije el más apropiado para ti.