¿Para qué puede servir la homeopatía? ¿Para qué no?

¿Para qué puede servir la homeopatía? ¿Para qué no?

Como casi todas las formas de medicina alternativa, la homeopatía ha sido objeto de controversia durante años. A pesar de su relativa eficacia, algunos científicos plantean que no hay pruebas científicas que demuestren su validez.

Se afirma que muchos de los pacientes curados por técnicas homeopáticas, en realidad han vencido su enfermedad debido al poder de la sugestión (lo que se conoce como efecto placebo), pues una disolución de un compuesto por debajo del número de Avogadro no puede ejercer ningún efecto terapéutico. Otros, por el contrario, están de acuerdo en que la homeopatía es completamente válida como método de curación.

¿Cuál es la realidad detrás de esto?

 

Entendiendo la homeopatía

La homeopatía es una terapia basada en la ley de similitud o de los semejantes. Esta ley fue enunciada, a fines del siglo XVIII, por el médico alemán Samuel Hahnemann, y afirma que cualquier sustancia que provoque determinado síntoma en un individuo sano, puede curar los mismos síntomas en una persona enferma. Esto quiere decir que, al provocar en el organismo los síntomas que este sufre, este reaccionará y terminará curándose.

 

¿Para qué sirve y para qué no?

La homeopatía se aplica en todo tipo de enfermedades infecciosas, crónicas, agudas, emocionales y psicológicas. Según la Sociedad Española de Medicina Homeopática, las afecciones que mejor cura este sistema terapéutico son las digestivas, circulatorias, bronquiales, ginecológicas, pediátricas, dermatológicas, neurológicas, psiquiátricas, urológicas, inmunológicas, endocrinológicas y osteoarticulares, entre otras.

Aunque antes se creía que también trataba las afecciones oncológicas, como el cáncer y los tumores benignos, se ha demostrado que no es así, ni tampoco es efectiva con virus ni infecciones bacterianas. Enfermedades como el SIDA o el Ébola, tienen que ser tratadas a través de la medicina tradicional. Como estos, hay muchos otros casos en los que la homeopatía es ineficaz.

El debate sobre esta forma de medicina alternativa sigue en marcha, por lo que la decisión de utilizarla o no recae en ti. Ante la duda, te sugerimos que consultes con tu médico.