¿Tiene mucho pelo mi bebé recién nacido?

¿Tiene mucho pelo mi bebé recién nacido?

Uno de los mitos más arraigados alrededor de los embarazos es que: “si tienes ardores en el estómago, tu niño nacerá con mucho pelo”. En realidad, la acidez que siente la futura mamá no tiene nada que ver con el cabello del recién nacido.

Algunos nacen con gran cantidad de pelo, mientras que otros exhiben solamente una pelusa clarita en la cabeza. De forma general, los bebés de piel clara tienen menos pelo que los de piel oscura, pero, en cualquier caso, todos están destinados a perderlo durante el primer año de vida.

 

Unos tanto y otros tan poco

Esto define claramente las diferencias que puede tener el pelo de un bebé. El vello con el que nacen algunos bebés es una pelusilla llamada “lanugo” y que conservan del periodo de gestación. Este lanugo recubre el cuerpo del bebé mientras permanece en el útero, y se desprende casi completamente en la semana 38. Sin embargo, en el momento del nacimiento, muchos son los niños que conservan este “cabello” que irán perdiendo en pocas semanas.

 

¿Qué hacer si tu bebé tiene mucho pelo?

El primer corte de pelo puedes hacerlo cuando lo desees, pero raparle la cabeza no hará que el pelo crezca con más fuerza ni podrás evitar las pequeñas “calvas” que irán apareciendo irremediablemente. Y deberás tener paciencia, porque el pelo definitivo no aparecerá hasta el séptimo u octavo mes de vida. Algunos pediatras recomiendan que hasta ese momento no debe cortarse el cabello del bebé.

Tampoco debes asustarte por la aparición de la costra láctea o caspa. Esta debe desaparecer en pocas semanas. Se desconoce su causa, pero se relaciona con factores genéticos y externos. Solo debes consultar al pediatra si notas que esta costra se asocia a enrojecimiento o picazón del cuero cabelludo.

No importa si tu bebé nace con mucho o poco pelo, o si le cambia durante el crecimiento, de cualquier manera, seguirá siendo lo más hermoso para ti.